Agentes migratorios en Texas, arrestaron a 67 migrantes indocumentados entre el sábado y el martes de esta semana. A pesar de que no se sabe la nacionalidad de la mayoría, varios de ellos cuentan con antecedentes penales graves y otros están presuntamente vinculados a pandillas, según un comunicado publicado este miércoles proveniente de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (BCP, por sus siglas en inglés).

Uno de ellos es un guatemalteco de 43 años fue arrestado este martes en Brownsville, luego de cruzar ilegalmente a los Estados Unidos desde México. Investigaciones posteriores por parte de las autoridades mostraron que el sujeto tiene orden de arresto en Georgia por abusar sexualmente de un niño en 2019.

 

En la tarde, pero en Hidalgo, siete migrantes más fueron arrestados por las autoridades locales después de cruzar la frontera. En la estación policial, se reveló que uno de los detenidos pertenece a la pandilla Sureño 13, incluso, ya tenía múltiples expulsiones previas de los Estados Unidos.

En la noche de ayer, también en Hidalgo, fue arrestado Ángel Oliva-Díaz, de nacionalidad salvadoreña y delincuente sexual registrado. Anteriormente el hombre había fue detenido por el departamento de Richmond, Virginia, por agredir y sodomizar a una niña en 2019. Los registros revelaron que incluso cumplió una pena de 36 meses en prisión por ese crimen.

El lunes los agentes fronterizos detuvieron y arrestaron a más personas, esta vez se trata de un grupo de 38 migrantes que intentaron cruzar hacia el país. Esto ocurrió en Mission, Texas. Posteriormente, se identificó a un ciudadano mexicano que está vinculado supuestamente con una pandilla denominada Paisa.

Por otra parte, se pudo saber que el sábado fueron arrestados otros tres sujetos después de que ingresaron a los Estados Unidos cerca de Palmview, Texas. Entre ellos, un ciudadano mexicano fue identificado como delincuente sexual registrado. El migrante de 40 años también fue arrestado en 2006 por asalto agravado y agresión con un arma en el condado de Spartanburg, Carolina del Sur y fue condenado a diez años de prisión.

La CBP indicó que los individuos detenidos serán procesados conforme a las normas aplicables.