Un tribunal estadounidense avaló una determinación que coloca cerca de 400 mil inmigrantes en riesgo de ser deportados en los próximos meses.
En una decisión de 2 a 1, la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito anuló una orden judicial de 2018 que impedía al Gobierno federal poner fin a los programas de Protección Temporal en cuatro países.
Quienes han quedado en el desamparo son alrededor de 300 mil salvadoreños, 5 mil nicaragüenses, mil sudaneses y 58 mil haitianos, de acuerdo con las agencias noticiosas Reuters y EFE.
También se espera que el fallo mediante el cual podrían eliminar este programa, afecte también a unos 200 mil niños, hijos de estos inmigrantes, muchos de ellos nacidos en la Unión Americana.
Los extranjeros estaban amparados bajo programas de protección que otorgan un estatus migratorio temporal a residentes de países afectados en situaciones como desastres naturales o conflictos bélicos.
En 2017 y 2018, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que terminaría la designación de El Salvador, Nicaragua, Sudán y Haití en el programa de Protección Temporal, pero entonces la determinación fue bloqueada por un tribunal en California. Ya no es así.
Ante esta decisión, si el Gobierno estadounidense decide no renovar el programa, estos beneficiarios podrían ser deportados si no encuentran otra forma de legalizar su estatus migratorio.
Por lo pronto, el programa de protección para los originarios de Nicaragua, Sudán y Haití está vigente hasta el 5 de marzo de 2021, mientras que para los salvadoreños hasta noviembre de 2021.