Más de 2,9 millones de personas solicitaron la semana pasada el subsidio por desempleo en Estados Unidos, con lo que ya son unos 37 millones los que pidieron ese beneficio en las últimas siete semanas, informó hoy el Departamento de Trabajo.

El impacto de la pandemia de COVID-19 en el mercado laboral estadounidense alcanzó una cima de 6,87 millones de solicitudes del subsidio por desempleo en la última semana de marzo y ha ido aminorándose desde entonces.

Después de los 3,17 millones de trámites iniciados en la semana que terminó el 3 de mayo, los analistas habían calculado unos 2,5 millones de pedidos para la semana que terminó el 9 de mayo.