Al finalizar 2020 se habrán cometido en México 40 mil 863 asesinatos, lo que convertirá a este año en el más violento desde que existen registros oficiales. Así lo revelan estimaciones del anexo estadístico del Segundo Informe de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Las estadísticas presentadas en el documento corresponden a las cifras que publica anualmente el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), y que se basan en los certificados de defunción por homicidio que se levantan en el país.

El dato de 2020 corresponde a una estimación realizada a diciembre por el gobierno de la llamada Cuarta Transformación y representa un aumento de 9.5 por ciento en comparación con las 37 mil 315 defunciones ocurridas durante 2019.

De los más de 40 mil asesinatos pronosticados para antes de que acabe el año, el gobierno mexicano estima que 109 de las víctimas serán niñas y niños de uno a cuatro años; 313, menores de entre cinco y 14 años. El pronóstico considera que 39 mil 702 víctimas sean personas de 15 a 64 años y 739, adultos mayores de 65 años.

El pasado 1 de septiembre, AMLO presumió que durante su administración se han reducido considerablemente los delitos con respecto a noviembre de 2018, último mes de gobierno del priista Enrique Peña Nieto. Sin embargo, reconoció que hay dos crímenes que siguen al alza: los homicidios y las extorsiones.

“En todos ellos (delitos) se ha registrado una baja del orden del 30 por ciento en promedio, sólo han aumentado dos delitos: homicidio doloso y extorsión, en 7.9 y 12.7 por ciento respectivamente, vinculados estos delitos, fundamentalmente, a la llamada delincuencia organizada”, dijo el mandatario en un mensaje especial con motivo de su segundo informe de labores. Sin embargo, el propio gobierno lopezobradorista proyecta que 2020 romperá el récord de homicidios anuales.